Fechas

Semana Santa 12 al 21 Abril de 2019.

Descripción

Un viaje hacia unos lugares donde se esculpió una leyenda de ruta única. Recorreremos aldeas y ciudades repletas de mercados rebosantes de elixires quiméricos y especias de ensueño. Escucharemos historias de caravanas que nutrían al mundo de colores aromas y leyendas. Mezquitas, santuarios, talleres de cocina, moreras sagradas, mercados de especias, artesanos de la seda escribas y calígrafos, fortalezas abandonadas, castillos de leyenda.

Fotos: Marta Portales

Amalgama de creencias que aún perviven en la tierra más antigua de Asia Central, donde los mercaderes que unieron Oriente y Occidente mientras comerciaban, saboreaban los manjares de su rica cocina, transportando los bienes más preciados del momento trazando un camino de extraordinaria belleza y saber:

Viaje Gastronómico por La Ruta de la Seda.

Semana Santa 2019.

10 días y 9 noches.

Ruta: Barcelona – Tashkent – Khiva – Ayazkala – Bukhara – Samarcanda – Tashkent – Barcelona

DÍAS

12/04

13/04

14/04

15/04

16/04

17/04

18/04

19/04

20/04

21/04

ITINERARIO

Barcelona – Tashkent

Tashkent – Khiva

Khiva – Ayazkala

Ayazkala – Bukhara

Bukhara

Bukhara – Samarcanda

Samarcanda

Samarcanda – Tashkent

Tashkent

Tashkent – Barcelona

ALOJAMIENTO

Avión

Hotel

Yurta

Hotel

Hotel

Hotel

Hotel

Hotel

Hotel

Pensión completa

Alojamiento en hoteles de 3 o 4 estrellas

12 abril (día 1): BARCELONA –  TASHKENT
Volaremos a medio dia hacia Moscu donde haremos escala para salir en la noche y llegar en la madrugada a Tashkent la capital de Uzbekistan.  Check-in en el hotel.

13 abril (día 2): TASHKENT – KHIVA
Desayunaremos en el hotel. Nos trasladaremos al aeropuerto para volar hacía Urgench y luego dirigirnos hacía Khiva donde almorzaremos. Tarde libre, cena y noche  en hotel.

14 abril (día 3): KHIVA – AYAZKALA
Desayuno en el hotel y visita a la ciudad de Khiva sus mezquitas, palacios y minaretes. Después de la comida nos dirigiremos hacía el desierto de Karakalpakstan, atravesando el rio Amou Daria para llegar al campamento de yurtas de Ayazkala. Cena y por la noche visitaremos la fortaleza de Ayazkala.

15 abril (día 4): AYAZKALA – BUKHARA
Desayuno en la yurta, saldremos en bus hacía Bukhara por la milenaria ruta de las caravanas bordeando el río. Una vez en Bukhara almuerzo y tarde libre.

16 abril (día 5): BUKHARA
Desayuno i visita a Bukhara, el complejo de Poi-Kalyan, el minarete, la mezquita, la madrassa, Tchor-Bakr y Tchor-Minor. Seguidamente antes de comer participaremos en el ritual de los deseos y haremos meditación sufí. Almorzaremos. En la tarde participaremos en el taller gastronómico y cocinaremos nuestra propia cena. Noche en el hotel.

17 abril (día 6): BUKHARA – SAMARCANDA
Desayuno y última visita por Bukhara. Al medio día comeremos y nos dirigiremos hacia Samarcanda donde llegaremos a la hora de cenar y nos alojaremos en un hotel céntrico.

18 abril (día 7): SAMARCANDA
Por la mañana después de desayunar visitaremos el complejo Shakhi Zinda, y tambien una de las bodegas mas antiguas de Asia central, Almuerzo. Tarde libre. Para finalizar el dia palparemos la esencia mágica de la monumental plaza del Registan. Cena Gastronómica de la cocina de Samarcanda  y noche en el hotel.

19 abril (día 8): SAMARCANDA – TASHKENT
Por la mañana visitaremos el mercado de la ciudad. Una vez finalizado el almuerzo nos dirigiremos hacia la estación para subir al tren Afrosiav (Talgo) que nos conducirá hacia la capital de la República, Tashkent. Cena y alojamiento en el hotel.

20 abril (día 9): TASHKENT
Desayunaremos y visitaremos la ciudad de Tashkent. La plaza Amur Timur, el metro y recorreremos el Chorsu Bazar el mercado mas grande del país. Almuerzo. Tarde libre. Cena Gourmet de despedida.

21 abril (día 10): TASHKENT – BARCELONA
Muy pronto en la madrugada traslado al aeropuerto para regresar via Moscú a Barcelona.

GASTRONOMIA UZBEKA, JOYA DE ASIA CENTRAL

“No conté ni la mitad de lo que vi sabiendo bien que no me creerian”

Marco Polo

La cocina en Uzbekistan. A Samarkanda por la Ruta de la Seda.

Una de las formas de conocer y amar una cultura es adentrarnos en ella a traves de la mágica estancia de su cocina. Dejándonos seducir por sus olores que nos van a transportar a los antiguos agapes que se servian en los palacios, medrazas y fortalezas durante la epoca de Marco Polo. Llegaron de esta parte de Asia Central tantos tesoros que todavia compartimos, el arroz, el vino, el pan,  especias como el clavo el azafran y el anis.

Sebastian Stride arqueologo comenta los puntos en común que tiene Catalunya con Uzbekistan. “La historia de Asia Central es paralela a la nuestra, las distancias entre Oriente y Occidente son sólo geograficas”

Según el periodista Santiago Tejedor, respecto al pan en Uzbekistan dijo que es “Un reflejo de la riqueza de la gastronomía uzbeka, y tambien parte de sus tradiciones que cada mañana se convierte en el sustento de muchas familias y recupera una tradición milenaria”

Conversaremos con sus habitantes, participaremos en sus fiestas y celebraciones, saborearemos su gastronomia y disfrutaremos de su particular música.

Dos platos emblematicos:

El sabroso plato tradicional uzbeko por excelencia es el “arroz plov”goza de un lugar especial en la cocina, es un contundente plato de arroz y cordero estofado.

Se cocina en un caldero de gran tamaño, conocido como gazan  y suele prepararse al aire libre con un buen fuego con ramas del arbol del algodón, sus ingredientes principales son las cebollas, ajo, zanahorias amarillas, carne de cordero, pasas, garbanzos y especias . Se cocina los jueves y en las celebraciones especiales.

Parecido al pulao pakistaní o a los arroces persas, es un plato que gozó de mucha popularidad en Rusia durante la época soviética.

Chachlik

Brochetas de carne ligeramente especiadas “el carnehachlik”  que cocinan los hombres en Asia Central, acompañadas de cebolla cruda y vinagre. Carne picada, y trozos de carne.

BREVES RELATOS GASTRONOMICOS EXPEDICION A UZBEKISTAN

HOLOS TRAVEL 2015

Las mesas ya estaban listas, así que con una sonrisa nos dejaron conocer qué se cuece entre cazuelas y platería. En el pato interior, la pira de barro ya cocía los primeros ingredientes del plato estrella uzbeko. El olor ya invitaba a asomar la cabeza y destapar aquella enorme cacerola. 

Algunos clientes se han acercado curiosos al ver tantas cámaras y libretas apuntando alrededor de una pira. Un grupo de italianos han acabado de comer plov y todo son buenas palabras. En una pared del comedor luce con orgullo un artículo de un diario finés una crónica del Drojov. “Siempre llenamos el comedor”, dice satisfecho Monsur. Entre los turistas más habituales que vienen a probar plov, los principales son alemanes, italianos, franceses, españoles e israelíes.

Se trata de un plato nacional que se prepara tanto en bodas y festejos como reuniones familiares y en comidas de domingo. Cada ocasión requiere sus ingredientes selectos. Los imprescindibles son el aceite y la zanahoria, que ya lleva un rato friéndose. Además, nuestro plov contiene patata. La carne es otro de sus toques clave: durante los meses de calor se añade carne de ternera y en temporada de invierno lo más habitual, que es cordero.

Todo queda en casa

Monsur tiene 25 años y con su energía juvenil responde a nuestras preguntas entre viajes con platas llenas de comida. Su tío es el dueño del hotel y él ayuda como el resto de su familia. Sólo le separan del hotel en Bujara unas cuantas calles abajo.

Mientras dejamos que el fuego haga su función, Monsur se sienta con nosotros. Él estudia Física y Matemáticas en la Universidad de Bujara, y está muy interesado en las condiciones de los estudiantes en el extranjero. “Aquí es muy difícil acceder”. Las pruebas son muy duras, hay muchos exámenes y todo son materias muy diversas. La prueba es que Monsur estudia también inglés. La carrera puede ser gratuita o por contrato. El Estado asume los 6 millones de sums (unos 1.500 euros) que se van devolviendo mes a mes a lo largo de los cuatro años. Al final, aun así, un 70% se devuelve al estudiante siendo relativamente barato el acceso un título universitario.

Más que degustar, devorar

Todos los expedicionarios llegan ya atraídos por el olor. Alrededor de la pira, las mujeres terminan de hacernos la demostración de cómo se hace un plov. Se añade la sal, el ajo y el condimento. Como somos huéspedes, nuestro plato tendrá garbanzos y pasas. Lo último será la base principal del plov, el arroz. Cuando ya está listo y Monsur lo sirve en la mesa, el salón está inquieto. Los tahinos suspiran, deboran, repiten. No queda ni un grano en los platos. Este plato de arroz ha resultado coincidir en el término de paella uzbeca, siendo la protagonista de todas las mesas.

Ingredientes:

– 1 o 2 kg de zanahoria cortada

– 5 kg de arroz (para 40 personas aprox.)

– ½ kg de garbanzos

– 500 g de pasas

– 4 dientes de ajo

– 1 litro de aceite

– sal

Autor: 

Sara Centellas

La ruta de la seda transportaba mucho más que valiosas telas. Fue gracias a esta ruta por la que especias como el clavo, el azafrán o el anís se encuentran hoy en nuestras cocinas. 

En el mercado de Bujara los polvos de colores se entremezclan con variedades de nueces, sandías y berenjenas. Ahora la gente de antaño ya no está, pero sus productos siguen nutriendo el bullicio comercial.

El país es pobre en producción de especias pero rico en variedades. Gracias a que Uzbekistán es punto de paso obligado del tan preciado azafrán iraní, entre otros.

Entre las paradas, la variedad de colores es escasa pero mantiene el mismo brillo que ya asombró al mismísimo Marco Polo en el siglo XIII.

Autor: 

Arnau Algueró

Este mediodía hemos tenido la oportunidad de tener ya un primer contacto con la comida típica uzbeca. Teniendo en cuenta que ya nos habían advertido que en este país se come muy bien, las opiniones han sido de lo más diversas.

Los entrantes que nos han servido, con abundancia de verduras, ensaladas y predominio de alimentos como el tomate fresco y el pepino, han resultado entre llevaderos y aburridos para los tahínos.

“Muy frescos y especiados”, así los ha definido Judit, fiel amante de este tipo de alimentos para empezar una buena comida. “Aunque tal vez ha resultado excesivo, sobretodo en la cena, teniendo en cuenta la cantidad de comida que había detrás”.

Para Arnau algunos han resultado demasiado ácidos, sobretodo la salsa de yogur del mediodía, típica y conocida por nosotros como “la salsa de yogur del kebab”, llamada tzatziki y elaborada con yogur y pepino.

Pero lo cierto es que, para muchos, la presencia de verduras en los entrantes ha resultado “repetitiva”, o así lo define Albert, muy satisfecho con la idea de que siempre –o casi siempre– se sirva la sopa como primer plato, puesto que es uno de sus platos preferidos.

Nuestro mismo guía, Ahror, nos ha explicado que la sopa es un plato muy cotidiano en Uzbekistán. Sopas que llevaban desde arroz, hasta carne de ternera y verduras. Este plato ha sido también fetiche durante el día de hoy, servido en el almuerzo y también en la cena.

¿Es cierto eso de que los tomates son más buenos aquí que en España? Nuestra compañera de expedición, Èrica, así lo ha resaltado durante la cena: “¡Las verduras tienen más sabor aquí!”

La diferencia la han marcado las brochetas de ternera y cordero braseadas, beshpanja en uzbeco, que hemos probado durante el almuerzo, en comparación con la “masa con carne” que nos han servido a la hora de la cena. La mayoría de nosotros no hemos sido capaces de acabarnos la ración de cinco piezas por persona, pero por los comentarios de los expedicionarios, muchos los aprobaban con creces.

Sara asegura que le ha gustado más ese segundo plato que el de la hora del almuerzo, mientras que Albert también afirmaba con contundencia: “Lo que más me ha gustado del día son han sido los buñuelos rellenos de carne”.

Respecto al pan, los tahinos hemos podido percatarnos de que éste es uno de los puntos fuertes del país. Una masa con forma redonda, y tierna. Es, como explica Santiago, monitor de la expedición, “un reflejo de la riqueza de la gastronomía uzbeca y también parte de sus tradiciones que cada mañana se convierte en el sustento de muchas familias y recupera una tradición milenaria”.

Los postres, siempre dulces. Una especie de bizcocho con nata y banana en el centro después de la comida, y helado de chocolate y vainilla (de lo más sencillo) para poner el punto y final a nuestra cena. Según nuestro guía, los uzbecos toman mucha fruta, pero sobretodo y siempre en los meses más calurosos.

Ahror ha hablado con nosotros acerca del plov, plato típico de Uzbekistan que en pocos días tendremos el placer de aprender a elaborar y que se prepara con patata, arroz, zanahorias y cebolla, entre otros ingredientes.

Nuestro guía nos ha asegurado que los uzbecos no suelen beber mucho alcohol, pero que siempre se decantan más por el vino. Nosotros hemos tenido el placer de acompañar nuestra cena con unas súper jarras de cerveza con las que hemos brindado por haber sobrevivido a este primer día en Tashkent, y por la ilusión con la que emprendemos este viaje, a pesar del cansancio y de los repetitivos entrantes. Seguiremos informando, y comiendo.

Autor: 

Clara Esparza

Clima

El clima va de 25 a 30°C, caluroso.

Precio (por persona): 2350€

Suplemento

Suplemento habitación individual            280 €

Tramitación y visado de Uzbekistan           95 €

Grupo minimo 

12 personas.

 

Incluye

Billete de avión Barcelona-Tashkent, Tashkent – Barcelona.

También el vuelo interno de Tashkent a Urgentch

El precio, también incluye el alojamiento en habitación doble compartida y todas las comidas o sea en pensión completa desde la noche del inicio de las actividades hasta la cena del último día, también todos los desplazamientos desde su inicio en Tashkent hasta su final en la misma ciudad, y el taller Gastronómico de cocina uzbeka.

El coach Jaume Mestres y Magda Solé expertos en gastronomía y Nozila Mukhamedova guía e interprete os acompañaran durante todo el viaje.

Seguros Opcionales
Debido a que tanto las compañías aéreas como los prestatarios de los servicios tienen unas condiciones de anulación muy estrictas, Holos Travel pone a su disposición seguros especiales de gastos en caso de anulación para poder cubrir las cantidades que consideréis adecuadas.

Seguro de anulación.

Cancelaciones
En caso de cancelación por parte del cliente se aplicaran los siguientes importes. 
Si se cancela quince días antes de la salida el 50%
. Si se cancela tres días antes el 100%
. Además de estos gastos tendrá que abonar a Holos Travel los gastos de gestión (65€). Recomendamos contratar una póliza de seguros que cubra los gastos en caso de cancelación.